Contact your local county Extension office through our County Office List.

   
Planttalk Colorado™ is sponsored by Colorado State University Extension, Denver Botanic gardens, and the Green Industries of Colorado. For additional information on gardening, see Plant Select® and Extension Publications.

1808 – Cultivo de cebollas a partir semillas   Arrow divider image - marks separation between nested pages that are listed as breadcrumbs.

El cultivar cebollas a partir de semillas es económico, y las cebollas iniciadas con semillas no desarrollan tallos con flores tan seguido como las cebollas transplantadas. El proceso de florecimiento en la cebolla arruina la calidad de la cebolla misma.

Las cebollas cosechadas para almacenar en la zona norte de Colorado, empiezan a formar bulbos cuando los días del verano se hacen más largos, usualmente en el mes de julio. Cuando vaya a comprar semillas, busque las variedades para días-largos tales como Copra, y Early Yellow Globe para tener cebollas amarillas. Si se desean cebollas rojas pruebe con las variedades Mambo y Southport Red Globe; y si la preferencia son cebollas blancas, trate con Bedfordshire Champion y Snow White. Entre las cebollas buenas y de sabor mediano para almacenamiento se incluyen Ailsa Craig Exhibition y Walla Walla Sweet.

Las cebollas crecen mejor en tierras fértiles que drenan bien. Pero, ellas también se desarrollan bien en tierras arenosas o arcillosas que hayan sido fertilizadas con materiales orgánicos. Las cebollas tan solo requieren buenas cantidades de nitrógeno hasta mediados de julio. Aplique materiales orgánicos sobre la tierra, aproximadamente unos cuatro centímetros de espesor y revuélvalo con unos veinte centímetros de tierra.

La semilla de cebolla debe ser plantada tan pronto como la tierra puede ser trabajada, dependiendo en el clima de la primavera. Para el área metropolitana de Denver, de mediados a finales de marzo es lo mejor, pero las cebollas pueden ser plantadas hasta tarde en abril, dependiendo en la variedad. Recuerde que las heladas fuertes pueden dañar los almácigos. Debido a que los almácigos de cebollas son algo resistentes al frío, ellos sobreviven en la tierra en climas fríos si la tierra no se congela. Plante las semillas a unos dos y medio centímetros de profundidad y entre 2,5 y 4 centímetros de separación. Cuando las plantas tengan de cinco a diez hojas, arréglelas para que se encuentren a unos ocho centímetros de separación y use las cebollas arrancadas como cebollinas.

Debido a que las raíces de las cebollas son cortas, riéguelas frecuentemente y nunca permita que se sequen cuando se encuentran el proceso de crear bulbos o éstos se quedarán pequeños y duros. El prevenir el estrés por sequéa en las cebollas puede ayudar a prevenir insectos también. No se preocupe si los bulbos se desarrollan en el exterior de la tierra.

Mantenga el jardín libre de maleza cubriéndolo con mantillo de virutas o cultévelo ligeramente, ya que las cebollas no pueden competir con la maleza de rápido crecimiento. Los insectos que atacan comúnmente las cebollas son los trips, y pueden emerger de la tierra. Ellos viven en malezas, así que el uso de mantillo y el retiro de malezas son las mejores formas naturales de controlar estos insectos. Las plantas dañada s lucirán algo plateadas. Los trips pueden ser controlados con insecticidas creados con jabón.

Tarde en agosto, las partes superiores de las plantas de cebolla empezarán a postrarse sobre la tierra. El alimento producido por las hojas se almacenará en los bulbos de cebolla. Deje de regarlas en este punto. Cuando la mayoría de las hojas se encuentran sobre la tierra, jale las cebollas para desprender los bulbos de las raíces. Deje los bulbos en la tierra exactamente como estaban creciendo para macizarlas para almacenarlas, pero prevenga que se quemen con el sol. Los bulbos estarán listos para ser cosechados en una semana o dos. Asegúrese de guardar las cebollas antes de que caiga la primera nieve, llueva o que las temperaturas bajen demasiado. Corte las partes superiores de las cebollas cuando ellas están completamente secas. Almacene los bulbos en un saco de tela o en una caja abierta en un área oscura con temperaturas cercanas al punto de congelamiento, sin que necesariamente se congelen.