Contact your local county Extension office through our County Office List.

   
Planttalk Colorado™ is sponsored by Colorado State University Extension, Denver Botanic gardens, and the Green Industries of Colorado. For additional information on gardening, see Plant Select® and Extension Publications.

1403 – Manchas de las hojas del álamo   Arrow divider image - marks separation between nested pages that are listed as breadcrumbs.

Los álamos son susceptibles a muchos problemas cuando se encuentran en un ambiente urbano. Uno de esos problemas es el de las manchas de las hojas, el que es causado por hongos. Las manchas del álamo, o Marsonina, es común en los álamos tarde en el verano y en el otoño. Unas condiciones previas de lluvia y temperaturas templadas pueden crear un ambiente perfecto para que este problema se extienda.

Cuando los álamos están afectados por esta enfermedad, les salen manchas en las hojas. Pero, las manchas negras pueden presentarse por varias razones, así que es importante reconocer todos los síntomas de las manchas de las hojas del álamo. Los síntomas empiezan a aparecer alrededor de julio y la primera helada de la temporada. Las hojas afectadas con la enfermedad se encontrarán dispersadas, desordenadamente, por todo el árbol y las manchas también aparecerán sin ningún orden específico. Las manchas son de un café oscuro o círculos negros con más de un anillo alrededor, llegando a parecerse a los ojos de los bueyes. Algunas veces las orillas de las manchas podrían lucir irregulares o plumosas.

Para lograr controlar esta enfermedad de las manchas de las hojas, junte todas las hojas caídas en el otoño para prevenir que los hongos infecciosos se extiendan en la primavera. La enfermedad de las manchas de las hojas del álamo, por lo general, no es tan severa como para tener que usar funguicidas, pero si los síntomas ocurren año tras año, aplique un producto como el Daconil 2787 en la primavera cuando las hojas empiezan a emerger de sus brotes. Será muy tarde aplicar el funguicida si los síntomas son evidentes. Lea y siga las indicaciones con cuidado. Los álamos son muy sensitivos a muchos pesticidas. Si se aplican incorrectamente, los pesticidas pueden causar que las hojas se pongan negras.