Contact your local county Extension office through our County Office List.

   
Planttalk Colorado™ is sponsored by Colorado State University Extension, Denver Botanic gardens, and the Green Industries of Colorado. For additional information on gardening, see Plant Select® and Extension Publications.

1432 – Insectos chupadores (Adelges cooleyi)   Arrow divider image - marks separation between nested pages that are listed as breadcrumbs.

Cooley spruce gallsLa agalla es una magulladura café de forma cónica que se encuentra en las puntas de las ramas del abeto falso.

Pequeños insectos, llamados áfidos, que se alimentan de sabia, causan que se formen las agallas temprano en la primavera, cuando los áfidos salen de los huevecillos. Los áfidos recién nacidos se desplazan hacia la base la las agujas nuevas en las puntas que están creciendo en las ramas del abeto falso, y ahí se alimentan con la sabia del árbol. A manera que los áfidos se alimentan, inyectan una hormona de crecimiento en el árbol. Cooley spruce gall adelgid, overwintered nymphEsto causa que el árbol forme un crecimiento leñoso, o agalla, alrededor del insecto. Este hogar leñoso protege el áfido de los peligrosos predadores y climas severos.

A manera que los insectos crecen y maduran, las agallas se secan. Unas perforaciones en las agallas permiten que los áfidos adultos emerjan. Una vez que los áfidos se alejan de las agallas, vuelan de un abeto a otro donde pasanel verano alimentándose yreproduciéndose. Cooley spruce gall adelgid, overwintered female with eggs, close-upTarde en el otoño, los áfidos regresan al abeto y depositan sus huevecillos que también producen nuevos insectos. Los insectos recién nacidos pasan el invierno protegidos por la rama del abeto.

El daño producido por los insectos al abeto es antiestético pero no es dañino. Spruce galls produced by Cooley spruce gallEl control de los insectos es generalmente innecesario y, por lo general, inefectivo. Una vez que el áfido está dentro de la agalla, los insecticidas no pueden llegar a él. Los pesticidas tienen que ser aplicados temprano en la primavera, cuando los nuevos insectos están expuestos en las ramas, antes que se forme la agalla. Este proceso requiere de mucha atención porque los insectos son pequeñísimos, lo que hace que reconocerlos sea difícil.